Los piercings requieren una serie de cuidados regulares con el fin de evitar complicaciones, como las infecciones, que podrían derivar en la necesidad de quien los lleva de tener que quitárselos.

En el caso de los piercings faciales y corporales es importante su lavado con agua y jabón neutro, así como el de las manos a la hora de tocarlos.

Humedecer el piercing, e incluso hacerlo con suero fisiológico, ayuda no solo a su limpieza sino también a la retirada de costras que se puedan haber formado.

Existen productos naturales, por ejemplo, a partir del Té, qué tienen propiedades cicatrizantes, y pueden ser utilizados en el cuidado del piercing.

Los piercings bucales requieren una atención especial. Junto al cepillado de dientes tras cada comida se recomienda el uso de enjuagues antibacterianos sin alcohol entre cuatro y cinco veces al día. Por otro lado, se recomienda evitar las comidas calientes y picantes, ya que estas pueden producir inflamaciones que deriven en una infección. También se recomienda evitar el tabaco y el alcohol.

Con unos cuidados correctos la cicatrización de un piercing puede variar de seis semanas a cuatro meses, dependiendo de la zona del cuerpo.

Más información en:

https://www.webconsultas.com/belleza-y-bienestar/habitos-saludables/consejos-para-cuidar-tu-piercing-13254

https://logiabarcelona.com/piercings/piercings-orales-cuidados/

http://musatattoo.com/como-cuidarse-un-piercing-en-unos-sencillos-pasos/